fbpx

La Sigatoka negra del banano (nombre científico: Pseudocercospora fijiensis) es una de las amenazas económicamente más importantes para los productores. Esta enfermedad es causada por un hongo ascomiceto que afecta las hojas y disminuye la superficie fotosintética de la planta.

Además, los frutos producidos en plantas gravemente enfermas pueden mostrar una reducción significativa en la duración de la «vida verde». Para la exportación, esto constituye un problema ya que las frutas maduran prematuramente durante el envío y se pierden antes de ser vendidas. La mayoría de las áreas de los trópicos y subtrópicos se ven afectadas, con pérdidas reportadas de hasta 30-50%.

 

Esta enfermedad presente en la mayoría de los países productores y exportadores de banano desde hace 50 años es responsable de la aplicación intensiva de fungicidas en los países productores. Dado que el cultivar de banano más exportado del mundo, «Cavendish», es muy susceptible a la Sigatoka, es comprensible que esta enfermedad represente una gran amenaza. El riesgo es doble: una gestión deficiente de la enfermedad conduce a pérdidas de rendimiento y aumenta los costos de producción, y la aplicación no óptima del producto puede tener impactos negativos en la salud humana y ambiental. En ambos casos, el manejo deficiente de la enfermedad conduce a pérdidas económicas e impacta a los países productores.

 

Sigatoka negra :  síntomas

La sigatoka negra se identifica por la presencia de rayas o manchas en las hojas. En principio son pequeños y amarillos, apareciendo en la cara inferior de las hojas. Luego se vuelven de color rojizo a marrón oxidado formando rayas paralelas a las venas. En unos pocos días, estas manchas alcanzan unos pocos centímetros de tamaño y se vuelven marrones con centros de color gris claro. Las plantas con enfermedad de Sigatoka negra avanzada pueden tener grandes áreas de hojas muertas que han perdido su capacidad fotosintética, lo que lleva a una disminución en la producción. Los bordes de las láminas de las hojas, que suelen ser las partes más afectadas, tienden a doblarse sobre sí mismos. Los frutos son más pequeños y escasos y tienden a tener una maduración prematura.

Síntomas de la Sigatoka negra

Ciclo y transmisión de la Sigatoka Negra

La transmisión de la sigatoka negra ocurre a través de dos tipos diferentes de esporas aéreas, llamadas ascosporas y conidios. Los conidios se dispersan cuando las gotas de agua salpican otras hojas dentro de la misma planta o plantas vecinas, durante los eventos de lluvia. Las ascosporas son transportadas por el viento a distancias más largas. Entran en la hoja a través de las estomas y se desarrollan en colonias. Después de la infección, las hifas emergen de las estomas y se convierten en conidióforos con nuevos conidios o crecen en la superficie e infectan las estomas adyacentes. Ambos tipos de esporas pueden germinar en dos o tres horas en condiciones de humedad, pero la infección tarda un mínimo de dos o tres días en condiciones óptimas (alta humedad y temperatura >20 °C).

Sigatoka Negra : control 

En las plantaciones de exportación, la Sigatoka negra se controla con aplicaciones frecuentes de productos fitosanitarios y prácticas culturales, como la eliminación de las hojas afectadas, el espaciamiento adecuado de las plantas y un drenaje eficiente dentro de la plantación. Los principios activos más utilizados en fungicidas contra la sigatoka negra son el clorotalonil y el mancozeb. Los aceites parafínicos se utilizan a menudo como adyuvantes de fungicidas durante las aplicaciones.

 

El control biológico representa una alternativa al uso de productos químicos que puede ser factible cuando la presión de la enfermedad es limitada. Por ejemplo, los hongos del género Trichoderma se emplean ampliamente como agentes de control biológico de muchos patógenos de plantas y han mostrado cierto éxito en el control de la enfermedad de la Sigatoka negra. Entre las ventajas de utilizar agentes biológicos se encuentra el bajo riesgo de impactos adversos sobre el medio ambiente y la salud humana asociado al menor costo de esta tecnología.

El uso de cultivares resistentes es otro método de control que podría usarse; sin embargo, esta estrategia se ve obstaculizada por el largo tiempo necesario para desarrollar nuevos cultivares de banano que satisfagan las demandas de los consumidores y la variabilidad del patógeno, que se adapta rápidamente a los nuevos genes de resistencia.

Todas estas prácticas resultan costosas. Por ejemplo, la aplicación de fungicidas requiere el uso de aviones o maquinaria especializada, instalaciones para mezclar y cargar los fungicidas, mano de obra y el alto costo de los productos fitosanitarios. En efecto, los costos de control pueden llegar al 15-20% del precio final de venta al público de las bananas.

Indicadores de Sigatoka Negra

Dados los elevados costos del control de la enfermedad de la sigatoka negra y el peligro de nuevas resistencias contra los fungicidas utilizados actualmente, es importante desarrollar un plan de tratamiento eficiente que maximice la eficacia y evite aplicaciones innecesarias.

Entre las herramientas que pueden ayudar en esta tarea está el uso de indicadores de gravedad de la enfermedad.

¿Qué es un indicador?

Los indicadores son estadísticas o valores que se utilizan para medir las condiciones actuales o pronosticar tendencias futuras. Ofrecen una visión sintética de una situación y dan indicaciones útiles y rápidas que pueden ayudar a la toma de decisiones. En la agricultura, los indicadores suelen considerarse herramientas de evaluación y gestión. Por ejemplo, un indicador bien conocido del rendimiento agrícola es la tasa «rendimiento/superficie de tierra cultivada».

Para ayudar a los productores a controlar la Sigatoka negra, desde los años setenta se han desarrollado diferentes indicadores en las Antillas y Camerún. Estos indicadores han sido integrados en un sistema de alerta contra la Sigatoka amarilla y negra por los investigadores del CIRAD (la institución francesa líder en investigación en agronomía tropical) . Este sistema se basa en una detección temprana de ataques, que son monitoreados periódicamente y utilizados para cuantificar el desarrollo de la epidemia. Los síntomas son observados y clasificados por calcular puntajes que pueden usarse para decidir la aplicación de fitosanitarios cuando el riesgo es alto.

Les ataques son monitoreados y utilizados para cuantificar el desarrollo de la epidemia

Cómo utilizar fácilmente los indicatores de la Sigatoka Negra: Sigatocare

ITK ha respondido recientemente a la solicitud de CIRAD y ha digitalizado su sistema de alerta: una nueva aplicación para escritorio y teléfono inteligente ha automatizado el cálculo de indicadores y ha facilitado el registro de observaciones.

Además, la aplicación Sigatocare proporciona un nuevo tipo de indicador, que integra los clásicos calculados por CIRAD, para evaluar la necesidad de aplicaciones fitosanitarias en los próximos días. Se expresa según una clave de color (rojo: riesgo alto, amarillo: riesgo medio, verde: riesgo bajo). Para desarrollarlo, ITK ha formalizado el razonamiento experto del CIRAD detrás de la emisión de advertencias fitosanitarias.